miércoles, octubre 14, 2020

Los zapatos del Vicepresidente


No es la primera vez que le dedico un post a Pablo Iglesias por su savoir faire a la hora de vestir. Ya me referí a él con motivo de los Premios Goya y su asistencia a la gala con un esmoquin unas cuantas tallas más grandes de lo que le hubiese correspondido, o su presencia en el debate electoral, sin corbata y sin chaqueta, que podía pasar por el uniforme de un vendedor de Decathlon. 

Como ya he dicho en muchas ocasiones, cuando uno asiste a un acto debe seguir las reglas protocolarias establecidas, estén escritas o no, debe ajustar su atuendo a las circunstancias correspondientes. Es una cuestión de educación básica y decoro. Algo que esta nueva hornada de políticos “revolucionarios” se saltan a la torera como si por ello fueran más progresistas o más rompedores, más cercanos al pueblo llano, y lo único que se puede concluir de ello, es que son unos niñatos maleducados. 

 


 

No voy a entrar a valorar la vestimenta del Vicepresidente en el desfile militar del Día de la Hispanidad. Ni si no llevaba corbata, o la elección de la mascarilla, pero no puedo dejar pasar la suciedad de sus zapatos. Reparé en ello por un tweet de @Gares72, que acertada y oportunamente, apuntaba: Dice el sabio Refranero español:"Por los zapatos y el traje se conoce al personaje" y que incluía las dos fotografías de este post. No digo ya cómo se puede ir por la calle con ese grado de porquería en el calzado, máxime ostentando el cargo que ostenta, me asombra cómo se puede ir a un acto de ese tenor con los zapatos así. Imagino que no sabrá darles lustre, pero seguro que puede comprar una esponjita limpia calzado en el supermercado de la esquina. 

Si lleva así los zapatos, cómo llevará el moño remoño que diría Ussía. Lo que resulta obvio es que no tiene interés en el tema, porque si su compañera es capaz de ordenar que le calienten el coche antes de subirse para no pasar frío en invierno, con más motivo le encargaría al subalterno de turno que se ocupara del brillo de sus zapatos. En una palabra, impresentable. 

 

 

viernes, octubre 02, 2020

Imprescindibles para un otoño lluvioso

 


1. Gabardina de algodón en color beige de Grenfell. Precio: 762 €. 

 

 


2. Paraguas plegable en verde fluor de London Undercover. Precio: 40 €. 

 

 


3. Anorak ultraligero de nylon en color azulado de Aspesi. Precio: 340 €. 

 

 


4. Paraguas tartán con empuñadura de madera de fresno de Francesco Maglia. Precio: 410 €. 

 

 


5. Chaqueta de caza Bransdale en color verde de Barbour. Precio: 290 €. 

 

 


6. Chanclos de goma para proteger los zapatos de la lluvia de Swims. Precio: 70 €.