viernes, octubre 10, 2008

Personajes Elitistas: Winston Churchill

WINSTON CHURCHILL
Personajes Elitistas: Sir Winston Leonard Spencer Churchill

Prototipo de personaje elitista, por origen talante y comportamiento, fue Winston Churchill. Perteneciente a una de las más encumbradas familias de la nobleza inglesa, nieto del duque de Marlborough, nacido en el importante palacio familiar de Blenheim, educado en las más selectas instituciones, su incorporación a la actividad política, fue temprana, como miembro, pronto notorio, de la Cámara de los Comunes. Su dilatada y brillante trayectoria pública queda casi enmarcada por los dos conflictos mundiales, entre la desafortunada expedición a Gallipoli, que conllevó su dimisión como primer Lord del Almirantazgo, y el liderazgo de su país desde el “sangre, sudor y lágrimas“ a la victoria final en la II Guerra Mundial.
Dotado de extraordinaria agudeza mental, son innumerables sus frases lapidarias. Así, esforzado defensor de la democracia, ello no fue óbice para afirmar que “el argumento más desfavorable a la democracia era hablar cinco minutos con un votante medio“. Cuando tras haber conducido a su país al triunfo, padeció la derrota electoral frente a los laboristas, su comentario, fue, a un tiempo, contenido y expresivo, al decir que “un gran pueblo también tiene derecho a ser ingrato“. Con anterioridad, había hecho una valoración mordaz y despectiva de su rival Attlee “personaje modesto, que no carece de razones para serlo“. De su imagen, era habitual el puro habano, al igual que en su vestimenta, el uso del sombrero desde el bombín al panamá, chaleco, reloj de bolsillo y, en particular, sus pajaritas, que habitualmente adquiría en Turnbull & Asser, la célebre camisería de Jermyn Street.

Información relacionada con Personajes Elitistas: Winston Churchill:

- Personajes Elitistas: Anthony Eden
- Personajes Elitistas: Carlos de Inglaterra
- Personajes Elitistas: el Duque de Windsor
- Personajes Elitistas: Michael de Kent
- Personajes Elitistas: David Niven
- Personajes Elitistas: Samuel Hoare
- Palacio de Blenheim

5 comentarios:

Anónimo dijo...

G,
Sin duda un personaje elitista, no obstante reparo sobre una paradoja, efectivamente Churchill se formó en las más elitistas instituciones de Reino Unido, sin embargo no fue universitario (ni falta obviamente que le hizo, excuso decir que serlo en la actualidad y en España no constituye particular motivo de orgullo). El apunte lo hago porque es bastante desconocido que hasta la “Representation of People Act“ de 1948, el voto de los licenciados universitarios, era por así decirlo una especie de voto doble, el de cualquier ciudadano, al que se adicionaba el de la circunscripción de la Universidad donde se hubiera cursado los estudios. De tal modo que el voto del más preeminente político británico del siglo XX, ponderada su formación, valía la mitad que la de cualquier licenciado de una “redbrick“.....

Saludos.

Salitre dijo...

No tengo criterio para definirlo como elitista desde el punto de vista de su forma de vestir -creo que su cuerpo no ayudaba demasiado- pero sin duda lo es en el resto de su trayectoria. Su frase de "sangre, sudor y lagrimas" es toda una lección. Sin meterme en politica, algunos de nuestros dirigentes actuales debería aprender.

Anónimo dijo...

Personaje inquietante para mi gusto. He leido su "Historia de la 2ª guerra mundial" y su "Historia de los pueblos de habla sajona", y me apasionaron. Gran escritor y político; para mi en este orden. Aunque su vida personal me confunde. ¿Cómo pudo ser íntimo de Onassis?, rey del chanchulleo en el mundo del petroleo... me sorprende.

En cuanto a su atuendo, sus trajes son impecables, así como sus corbatas. Quizás desapruebo el uso que hizo de abrigos con el cuello forrado de astracán, por otra parte algo usual en ciertas clases británicas de finales de la época victoriana-inicios dle siglo XX.

En cuanto a lo de que el físico no le acompaña... bueno no todos podemos ser Cary Grant... por desgracia...

Un saludo

Albion dijo...

Su descripción de la democracia sólo pudo haber salido de una boca como la de este estadista. Claro que el triunfo de esa democracia le dio un gran varapalo electoral. Un personaje digno de cuidadosa lectura.

RUPHUS dijo...

Siempre he sentido mucha envidia (sana)del Reino Unido, en especial, de sus políticos. En España, desde el conde-duque de Olivares hasta el actual presidente todos han sido una panda de mediocres.
De Sir Winston Curchill no tengo nada que decir que ya no se haya dicho en los comentarios sino que, además, ha sido premio Nobel de Literatura, en efecto; cuando dejo de ser el primer ministro de Su Graciosa Majestad, se dedicó a escribir sus memorias y un impresionante libro sobre la II guerra mundial que le valió el citado premio.