miércoles, marzo 09, 2016

Dos alternativas al cinturón y a los tirantes


TIRANTES DE CALAVERAS ALBERT THURSTON


Ya se lleven los pantalones más altos o más bajos, tanto el cinturón como los tirantes son complementos imprescindibles para mantenerlos en la cintura sin que se nos caigan. Si bien es cierto, que el primero es la opción más extendida y que, además de esta función capital, cumple también un papel puramente ornamental. Para su uso es necesario que el pantalón tenga trabillas mientras que para el empleo de tirantes lo es la presencia de botones en el interior de la cinturilla.

Como veremos a continuación, existen más alternativas:




La primera de ellas puede ser la tira o ajustador extensible con dos botones, una a cada lado de la cadera, que permite estrechar la cintura del pantalón. Sin abotonar queda más amplio mientras que puedes ajustar más o menos según el botón que abroches. Es habitual encontrar este detalle tanto en pantalones sport como más formales, pero en cambio, no es frecuente en los de traje. También es verdad que no es raro que se compagine con unos tirantes.




La segunda opción es el clásico pasador o trabilla metálica, que cumple la misma misión que el anterior. Igualmente debe haber dos, uno a cada lado, pero, a diferencia de la anterior, suele estar presente en los pantalones de más vestir, especialmente en los de traje de chaqueta, esmoquin o chaqué. De hecho, estos últimos nunca deberían tener trabillas porque no se deben llevar con cinturón sino con este sistema o con tirantes.

Por su propia naturaleza o fisonomía, estas dos posibilidades no se conciben en los pantalones de corte vaquero o jeans que cuentan siempre con trabillas.


Temas relacionados:

- Combinar zapatos y cinturón
- Llevar tirantes